Nuevo papa ¿nueva Iglesia?

papa-francisco

He vivido dos cónclaves de adulto (bueno y en toda mi vida también), y en las dos ocasiones ha pasado lo mismo en los días previos: decenas de elucubraciones sobre los futuribles y apuestas sobre lo que significaría tal o cual cardenal como Papa. Pero lo que más se oye (para bien o para mal) es el “es una oportunidad de oro para que la Iglesia cambie“. Una frase que me hace muchísima gracia.

Bien, no digo yo que no sea necesario que la Iglesia se adapte más rápidamente a los tiempos que corren, pero el mundo ajeno a la Santa Sede y demás no comprenden una cosa: No se puede hacer el mismo análisis político con El Vaticano que con, pongamos, unas elecciones legislativas de cualquier otro país en lo que el nuevo presidente sí que marca un nuevo rumbo para el estado de turno.

Cuando hablamos de la Santa Sede, la gobernación de la Iglesia, y el papel de quien ejerce de Sumo Pontífice, tenemos que pensar más en términos de “big picture”, de un proceso constante que lleva años en curso (podríamos decir que el actual rumbo viene desde el Concilio del Vaticano II, cuando decidieron “abrir las ventanas para orear”). La Iglesia no se va a levantar y de aquí a, pongamos, un año, ser lo más de lo más de la sociedad. Hay una aparente necesidad de que se adopte a la dictadura de una sociedad que lleva décadas pasando de ella (me hace mucha gracia toda aquella gente que declara pasar de la Iglesia pero que exige que sea guay). Podría hablar del “relativismo” que tan controvertidamente criticó Benedicto XVI, pero me iría mucho del tema.

El caso es que lo más importante del nuevo Papa es que decida tomar las riendas de la Iglesia con mano fuerte y que sanee lo que tiene que sanear mientras sigue predicando la Buena Nueva. En este sentido creo que es importante que siga los pasos de su predecesor, quien ya hizo progresos con todo el escándalo de la pederastia (ya se comenta que ha echado más de un rapapolvo). Esfuerzos insuficientes para los que más que perdón buscan venganza (otro caso de choque entre Sociedad e Iglesia) y/o justicia (creo que, aunque si lo hace un ciudadano corriente no hay problema (bueno, sí, pero es menos escandaloso), queda feo el hecho de que ciertas diócesis hayan optado por indemnizar antes de ir a juicio).

Los temas que más suenan, como el de los derechos LGTB, para “modernizar” La Iglesia, no son cosas que se hagan de un día para otro. De hecho no me cabe duda de que hay algunos que ni se les pasa por la cabeza. El clamar que se revolucione de arriba a abajo la Iglesia con todo tipo de nuevas cosas (desde abortos hasta sacerdotisas pasando por matrimonio homosexual) es pedirle peras al olmo. Puede que un milenio de estos el olmo evolucione en peral y dé peras, pero no debemos pretender que la Iglesia sea lo que se nos antoje, ya que tiene unas prioridades que no tienen por qué ser las que nosotros intentamos imponer.

Anuncios

Sobre las jPod y tal y cual

Escribo estas líneas en la travesía de vuelta del periplo que me ha llevado a asistir a las V Jornadas de Podcasting o jPod’10, que se han celebrado este pasado fin de semana en la ciudad de Barcelona, concretamente en el Barrio de Gràcia.

Estoy descansado, he dormido lo que me ha pedido el cuerpo, que es menos de lo que deseaba de corazón y me encuentro en el tren de regreso a Salamanca y creo que ha llegado la hora de dar unas breves impresiones sobre las Jornadas.

En primer lugar felicitar a la organización, tanto a la gente de la Asociación Podcast como a los podcasters y “anexos” que se han movido lo indecible para que todo vaya bien. Un esfuerzo titánico ya que la asistencia ha sido brutal (unos 250 asistentes) y el ambiente espectacular. Si te aburrías es porque quieres, porque la verdad es que a todas horas había un taller, una charla o un programa en directo para asistir. Creo que en este sentido las jornadas han sido bastante exitosas.

Yo he de reconocer que entre que llegamos el sábado al mediodía y que dediqué parte de ese mediodía/sobremesa del sábado a organizar el directo de El Noveno Podcast (básicamente intentar quedar con nuestros invitados), me perdí alguna que otra charla. La ventaja del sitio es que tienes al lado bastantes bares por lo que en un descansito cervecica al cuerpo, lo comentaba Dani, que había perdido la cuentas de las veces que habíamos salido del sitio para tomarse algo.

Y es que donde verdaderamente se conoce a la gente es fuera. Poder desvirtualizar a mucha de la gente que sigues por twitter, por ejemplo, y/o escuchas es todo un lujo. Hablar con ellos y comentar las cosas, de hecho estoy actualizando mi lista de desvirtualizados. Les daría un saludo personalizado, pero la lista es larguísima (decenas y decenas…) y fijo que me dejaría a alguno. Y anécdotas se cuentan a cientos, algunas ya se han contado por twitter y otras se quedarán en nuestras mentes.

Y ahora, la parte mala, bueno, en realidad mala no, mejorable. Un aspecto relacionado con los Premios y otro con la Mesa Redonda de clausura. Sobre los premios, todo está bien, salvo quizás que he echado de menos algo de control con respecto a las categorías de los premios. Porque claro El Noveno Podcast, como es de comics, lo apunté para categoría de Arte y Cultura a falta de una mejor (¿Literatura y cómic?), la gente nos votó y fuimos finalistas, y nos quedamos como tal, como no esperaba otra cosa al tener un sistema de votación medianamente abierto (votan todos los miembros de la Asoc. Podcast).

Pero sin embargo ver allí a Fidel con HTML Podcast entre los finalistas me dolió profundamente ¿no encaja mejor en Tecnología? A ver, Fidel es un crack y me encanta su podcast ya que te enseña a usar html de forma amena pero considero que no estaba en la categoría correcta. Lo mismico lo pienso con Histeria del Rock que competía en la categoría Actualidad, Noticias y Política y no hace falta ser un genio para darse cuenta de que no encaja en esa categoría.

Esto ya lo comentaré en el foro de la Asociación, pero me parece necesario unas medidas de control para que esto no se vaya de madre. Primero establecer unas bases que especifiquen claramente qué temáticas deben tener los podcasts para ser aceptados en las distintas categorías del premio, porque si no me veo el año que viene poniendo a El Noveno Podcast como mejor podcast deportivo porque veo que lo mismo tiene más posibilades en esa categoría.

Como sugerencias, además de esas, intentaría ampliar un poco las categorías por ejemplo instaurando premio Podcast de humor (y así dejamos sitio a los de Entretenimiento y Ocio más general o Magazine, en general esas categorías son cajón de sastre bastante amplio), por otro lado quizás deberíamos darle un empujón al videopodcast y que los nombres de las categorías (si no se les da categoría propia) fuese mejor Podcast o Videopodcast, pero eso es secundario.

Saliendo del ámbito de los premios vamos a la Mesa Redonda, el otro punto negativo de esto. ¿De verdad es necesario una mesa redonda sobre Radio vs. Podcast? es una discusión bizantina que encima no lleva a ninguna parte. A mí personalmente me da igual que los podcasts de la Cadena SER u Onda Cero estén indexados en iTunes, iVoox etc… para eso sirve no vale la pena ir de victimas por la vida porque la radio es más escuchada que nosotros. No me quería centrar mucho en el tema pero creo que se debería hacer una mesa redonda que sea de verdad fructífera. Encontrarla es difícil, lo sé, pero seguramente habría que variar un poco el tema.

En definitiva, creo que las Jornadas de Podcasting son un fenómeno en franco crecimiento y se debería cuidar bastante. Son mejorables, claro que sí, y yo he puesto un par de puntos que sería interesante discutir, y seguramente los que asistieron a más talleres y charlas que yo puedan exponer y argumentar más puntos mejorables.

El pulpo Paul ¡es un puto pulpo!

Aun a sabiendas que estoy metiéndome de lleno en un tema que resulta ya muy cansino quiero reflexionar durante unas líneas sobre el monstruo mediático que se han montado los del parque acuático Sea Life (¿En serio no se les ocurrió un nombre más original?) con el pulpo Paul.

El pulpo Paul, mundial de futbol sudáfrica 2010 España Países Bajos Final

Te quedan dos telediarios, majo

Y es que el pulpito de marras ha logrado acaparar portadas, titulares de informativos e incluso ayer, viernes, su pronóstico sobre la final entre Países Bajos y España (recalco lo de Países Bajos, que no es lo mismo que Holanda… es practicamente como si en otros países a España se la siguiese llamando Castilla) fue seguido por cientos de miles de espectadores en directo en muchísimos países entre ellos el nuestro.

Yo reconozco que el animalito tiene su gracia y tal pero sin embargo lo que me preocupa es que haya gente que defienda a capa y espada el verdadero circo que se ha montado en torno al pulpo Paul. Y me voy a remitir a dos artículos escritos en la última semana en ¡Vaya Tele! (sí, barro pa casa) uno de mi compañera Ruth y otro de un servidor en los que, a pesar de que el pulpo es una anécdota bien maja opinamos que los servicios informativos están para otros menesteres y, en mi caso, expresé que una conexión en directo especial (interrumpiendo la programación, no dentro de un programa) me parecía excesivo.

Resultado: a mí me cayó la del pulpo, y nunca mejor dicho, eso me pasa por ser incisivo (podría haberlo sido más). Es curioso porque creo que es uno de mis artículos más polémicos y eso que no lo buscaba, y me viene a demostrar algo que ya sospechaba: si a la gente le tocas mínimamente algo con lo que se distrae, aunque sea un estúpido pulpo, corres el riesgo de acabar vapuleado.

Me sorprendí de las reacciones de algunos comentaristas, incluso hubo alguno que exigió que pidiese disculpas al pulpo… y yo digo:

¡ES UN PUTO PULPO QUE COME ALMEJAS!

Actualizado: ya sabemos las audiencias de la conexión en directo de Cuatroº: 10% share (más de 300.000 espectadores) doblando el dato habitual de las mañanas de la cadena.